Sobre los TEA

Detección

Detección

¿A qué edad se pueden detectar los TEA? ¿Cuáles son las principales señales de alerta en el desarrollo?

A pesar de que cada niño con TEA es diferente a los demás, y que la edad de detección varía de unos casos a otros, existen una serie de señales de alarma que pueden hacer recomendable una valoración exhaustiva del desarrollo.

Éstas se muestran a continuación, destacándose que en cualquier edad se pueden presentar los signos establecidos en las etapas previas.

Hacia los 12 meses de edad

  • No balbucea.
  • No hace gestos como saludar con la mano, señalar para pedir alguna cosa o mostrar objetos.
  • No reconoce su nombre ni responde cuando se le llama.
  • No se interesa ni se implica en juegos interactivos sencillos, como el “cucú-tras” o similares.

Entre los 12 y los 18 meses de edad

  • No dice palabras sencillas.
  • No responde a su nombre.
  • Presenta un uso limitado o disminuido del contacto ocular.
  • Ausencia de balbuceo social/comunicativo como si conversara con el adulto.
  • Ausencia de imitación espontánea.
  • No señala para “pedir algo” (protoimperativo).
  • No mira hacia donde otros señalan.
  • No enseña o muestra objetos.
  • Puede manifestar una respuesta inusual ante estímulos auditivos.
  • Falta de interés en juegos interactivos simples como el “cucú-tras” o similares.

Hacia los 24 meses de edad

  • No dice frases de dos o más palabras, que sean espontáneas y no sólo repeticiones de lo que ha escuchado a los demás.
  • Tiene dificultades para mantener el contacto ocular cuando se le habla, y no sigue objetos con la mirada.
  • No se implica en juegos compartidos, y parece no disfrutar de la relación compartida con otras personas.

También se recomendaría una valoración exhaustiva del desarrollo si a cualquier edad parece que el niño o la niña pierden habilidades que ya había conseguido, como el balbuceo o las primeras palabras.

En cualquier caso, estos factores de forma aislada no implican que el niño o la niña tengan un TEA. Son señales que deben alertar a las familias y a los profesionales del riesgo de que se presente un trastorno de este tipo en el desarrollo, y favorecer la derivación a una evaluación especializada que lo confirme o descarte.

Para saber más

Lee

  • Hernández, J. y Cols (2005). Guía de buena práctica para la detección temprana de los trastornos del espectro autista. Revista de Neurología 41, (4), 237-245.
  • Información para padres ante la sospecha de un problema del desarrollo social y comunicativo. Documento informativo perteneciente a la Guía de Práctica Clínica (CGP) para el Manejo de Pacientes con TEA en Atención Primaria. Agencia Laín Entralgo; 2009. 

     Descargar: Información para padres ante la sospecha de un problema del desarrollo social y comunicativo

  • Información para padres tras un diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista (TEA). Documento informativo para padres que forma forma parte de la Guía de Práctica
    Clínica (GPC) para el Manejo de Pacientes con TEA en Atención Primaria, elaborada en el marco del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Política Social. Agencia Laín Entralgo; 2009.

Escucha

  • Aspectos biomédicos de los Trastornos del Espectro del Autismo.

    Programa: Charlando sobre las personas con autismo. Iniciativa de AETAPI (Asociación Española de Profesionales del Autismo) y del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

    Fecha: 15/05/2014

    Enlace: Aspectos biomédicos de los TEA

Mira

  • El diagnóstico precoz y la evolución de los Trastornos del Espectro del Autismo.

    Rebecca Landa. Center for Autism and related Disorders. Kennedy Krieger Institute, Baltimore.

    Jornada “Autismo y Capital Social”. IMFAR 2013. Donostia/ San Sebastián. España.

    Enlace: Explaining ASD: neurobiological aspects (Spanish)